2. Sexo vs Género

Sexo = clase biológica basada en el potencial reproductivo

Aquí “clase” significa que describimos un gran grupo de personas (en este caso, millones) a quienes ciertos caracteres biológicos les son aplicables.

Los humanos son hembra y macho (y un pequeño porcentaje son intersexo). Las hembras humanas producen óvulos. Los machos humanos producen espermatozoides. Un pequeño porcentaje, tanto de machos como de hembras, son infértiles; empero, es por medio de la fertilización del óvulo por el espermatozoide, que todos los embriones humanos llegan a ser. Así como la continuación de cualquier especie es importante para la misma, la reproducción sexual es importante para la humanidad. Y como las hembras humanas desarrollamos fetos dentro de nuestros cuerpos, la reproducción sexual es muy importante para las mujeres.

Estas definiciones no son fóbicas u odiosas para con nadie:

“- Mujer: hembra humana adulta.

– Hembra: denota el sexo que puede gestar crías o producir huevos, biológicamente se distingue por la producción de gametos (óvulos) que pueden ser fecundados por gametos de macho.

– Hombre: macho humano adulto.

– Macho: denota el sexo que produce gametos, especialmente espermatozoides, con los cuales una hembra podrá ser indemnizada o fertilizada para producir crías”

Mas detalles sobre humanas hembra vs humanos macho:

Género: jerarquía opresiva, socialmente construida.
Productor de esperma = macho. Productora de óvulo = hembra. Esta es una clasificación biológica simple.

Macho = masculino/dominante. Hembra = femenina/subordinada. Esto es el género, en el sentido usado por las teóricas feministas.

Basado en la (sexista) noción de que el sexo determina la personalidad, y por tanto determina el rol social y el estatus, Género es una herramienta social para naturalizar la dependencia a los hombres por las mujeres, asegurando de este modo, a los hombres, acceso a las labores emocionales, sexuales, domésticas y reproductivas realizadas por las mujeres. El género se trata de poder, no sobre expresión individual. La opresión está siempre ligada a la extracción de recursos.

La diferenciación entre masculino y femenino es señalada por medio de nombres, pronombres, colores, juguetes, ropa, peinados (específicos para cada tiempo y lugar), etc. Pero aún más importante, el género comprende incentivos o castigos subyacentes a ciertos aspectos de la personalidad humana, fundados en el sexo.

Las hormonas de la mujer (supuestamente) hacen a las mujeres “demasiado emocionales”, así que nuestros análisis sobre el género no podría ser para nada útiles. (Sí, eso es sarcasmo. Lee sobre el síndrome de irritabilidad masculina.)

Las hormonas de los hombres (supuestamente) hacen a los hombres “naturalmente agresivos”: lo que se busca es justificar su dominación social; la testosterona es usada para encasillar la violencia masculina no solo de excusable sino también de inevitable. [Una cultura de supremacía blanca, sin embargo, tratará cualquier violencia cometida por cualquier hombre de color, como inexcusable, ya que se trata de una amenaza a la dominación en razón del color de piel].

Por supuesto, el rol de la testosterona en el comportamiento es mucho más complicado que la mera causa y efecto, y esta mediado por las estructuras sociales. Además (¡sorprendente!) aún no somos testigos de que alguien, en una prominente posición de poder, proponga la castración en masa como cura al que podría decirse es nuestro mayor problema social, esto es, la violencia masculina.

De cualquier modo, como (se supone que) las mujeres son débiles, excesivamente emocionales, sumisas, incapaces de resolver las cosas o construir cosas, nosotras (supuestamente) debemos encontrar hombres para que ellos nos 1) defiendan (de otros hombres, los que son naturalmente agresivos –¡qué conveniente!– y 2) proveean para nuestras necesidades materiales.

Por cierto, las mujeres somos bastante capaces de cuidarnos. Las mujeres de clases sociales bajas siempre han trabajado, incluyendo en exigentes labores físicas. Y no hay nada en nuestra “naturaleza” que evite que nos organicemos y/o entrenemos con armas que eliminen la diferencia de tamaños (sin mencionar un simple golpe en la entrepierna ayuda). He aquí el porqué hemos de ser socializadas como sumisas y dependientes desde el nacimiento.

Ya que (supuestamente) debemos encontrar hombres para que nos defiendan y provean, debemos publicitarnos para obtener atención masculina, y luego construir un vínculo a partir de servicios doméstico y sexuales, y no hemos de romper tal vinculo siendo engreídas, ¡qué va!

Ya que (supuestamente) debemos mantener siempre el valor que los hombres nos asignen para estar a salvo, hemos de vernos a nosotras mismas a través del “enfoque/lente masculino”, en vez de a través de nuestra propia mirada. Y ya que debemos mantenernos atractivas para los hombres, y porque los hombres son (supuestamente) naturalmente agresivos, tal vez seamos violadas, pero así es como son las cosas.

Ya que las hembras humanas de por sí realizan el trabajo de gestar el feto, parir al bebé y amamantar al infante, debemos (supuestamente) ser también responsables de todo el resto del trabajo asociado a la crianza. (Uno pensaría que es más sensible/justo dividir la labor)
Y por supuesto, de cara al enorme poder de desarrollar un ser humano dentro de nuestros cuerpos, se supone que además debemos tragarnos la ridícula idea de la envidia al pene, que es quizás el inverso más descarado de todo el patriarcado.

Ya que las mujeres somos (supuestamente) *naturalmente* empáticas y preocupadas por otros, (se supone que) debemos simplemente aceptar ésto y rescatar a todos con nuestro con nuestro amoooor. Porque para eso nacimos.

[ No es esto para lo que nacimos – sino que es eso para lo que hemos sido adoctrinadas- si aún no lo has hecho, por favor lee Loving to Survive: Sexual Terror, Men’s violence and Women’s lives]

Solamente invisibilizando la labor emocional, sexual, doméstica y reproductiva realizada por las mujeres hacia los hombres -declarándola como parte de “nuestra naturaleza”- es que los hombres pueden sostener su ilusoria imagen propia de “independientes”. En realidad vivimos en un mundo donde las mujeres son mantenidas dependientes de los hombres y por tanto debemos servirles; pero se nos vende el cuento en el cual las mujeres somos delicadas flores y los hombres tienen la amabilidad suficiente para ayudarnos. Una falsedad vendida a las niñas como cuentos de princesas, exhibida tan intensamente en el pasillo rosado de juguetes, justo al lado de todas las miniaturas plásticas de utensilios para efectuar las cansinas labores del hogar; ésta es la para nada irónica yuxtaposición de la mimada realeza (así te describirán) y la clase servil (así es como realmente vivirás)

(Este tipo de evidente inverso es una herramienta común de la supremacía blanca patriarcal, y puede también ser visto cuando mujeres de color pobres, quienes, ya sea que no pueden encontrar trabajo o trabajen muchas horas un empleo mal pagado, viven en la miseria, pero son descritas como “reinas de las ayudas sociales”)

De no quedar suficientemente claro con lo ya dicho, el género no es un binario entre iguales, es una jerarquía. Por milenios las mujeres fueron propiedad legal de los hombres. A nivel global, las mujeres aún son sometidas a mutilación genital femenina, matrimonio infantil, quema de esposas y tráfico sexual. Mujeres más “afortunadas” son discriminadas de por vida por sus familias, en la escuela y el trabajo; atención médica sexista; acoso callejero constante; misoginia en línea; recordatorios diarios de que los hombres son personas y las mujeres son ‘otras’; inequidad salarial persistente; ataques legislativos a nuestra autonomía corporal; intimidación y violencia física -las que tienden a agravarse de acuerdo a la raza/etnia y clase económica- y todo ello para mantenernos en nuestro (supuesto) lugar.

Página siguiente: Imaginando un mundo sin género

[Ésta es la traducción del blog The New Backlash. Las demás las podrás encontrar, a medida que sean publicadas, en la categoría “backlash”. Adicionalmente, puedes ponerte en contacto con la autora en Twitter]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s