4. Las personas transexuales (no son el problema)

Para las personas transexuales es tan difícil vivir en sus cuerpos sexuados, que buscan intervención médica -cirugía y tratamiento hormonal- en orden a hacer que sus cuerpos se parezcan al del sexo opuesto.

A esta condición yo la llamo “dísmorfia sexual” ya que me parece más adecuada que “disforia de género”, pues se trata de [rechazar/desear] específicas características corporales físicas, y una angustia severa, más que incomodidad general.

[Nota 1: El sexo está determinado a nivel cromosómico y se expresa en cierta morfología física que va más allá de los genitales. No es posible cambiar nuestro sexo, tal como no es posible cambiar nuestro linaje mediante cirugía plástica y tratamientos faciales/capilares. No digo esto para ser cruel, esto es la realidad. Dicho eso, una vez que un hombre ha transicionado tanto médica *y* socialmente (aún más relevante: ha procesado su privilegio masculino), no tengo problema en llamarlo, bueno, ella, y también transmujer -prefijo incluido- reconociendo que es alguien nuevo]

[ Nota 2: Este blog se enfoca en las mujerestrans y no en los hombrestrans, no por que ellos no me importen, sino porque mi preocupación es el daño causado por hombres usando a las transmujeres para forzar su entrada al lenguaje y espacio de las mujeres]

Entre mis amistades puedo contar a varias personas transexuales, pero incluso si no fuera así, igual sentiría compasión por cualquiera que se sintiese “atrapado en el cuerpo equivocado”; eso suena horroroso. Me gustaría que tuvieran un tratamiento cuidadoso y efectivo, igual como deseo que quien este sufriendo de anorexia nerviosa o desorden disociativo o desorden de integridad corporal, o quien, como yo, experimente depresión suicida sin medicación -solo por nombrar algunas de las muchas dolorosas condiciones siquiátricas que personas, por lo demás valiosas, pueden sufrir. Qué causa la dísmorfia sexual y qué implica un tratamiento cuidadoso y efectivo, son temas en los que no ahondaré, ya que no soy psiquiatra o médico profesional, voy a, sin embargo, señalar cuatro cosas:

1) En el pasado de muchas personas transexuales, hombres y mujeres, yacen horrendas historias de abuso emocional y físico, a nivel familiar, y un acoso prologado fuera de ella. ¿Es esta la única causa de su dolor al vivir en sus cuerpos sexuados? No creo saberlo. Pero si creamos un mundo que no fuerza [roles de género/estereotipos de sexo] en los niños y niñas, un mundo que no minimiza el abuso, y no tolera a hombres que imponen su deseo de dominación sexual a infantes, nada de esto podría dañar la salud emocional general de los niños y niñas verdad?

 La inconveniente Verdad de Teena Brandon

Cosas que el feminismo radical no me hizo a mi, una mujer transexual

2)    La dísmorfia sexual es una condición muy inusualEste artículo compila los resultados de 11 estudios de 8 países; el rango promedio de hombres buscando tratar su dísmorfia sexual fue de 1 en 33.000 (o sea, 0,003%). Incluso si la cantidad de gente que experimenta dísmorfia sexual y que no busca tratamiento fuese 100 veces mayor, eso aún no abarcaría siquiera el 1% de la población.

3)   Generalmente no normalizamos condiciones psiquiátricas dolorosas e inusuales. Sobre las personas que sufren de esta condición, sí, ¡no las estigmaticemos! Ahora, ¿las condiciones en sí mismas? Son problemas que necesitan tratamiento. Y, como inusual y dolorosa condición psiquiátrica que provoca que los individuos busquen extensas intervenciones quirúrgicas y tratamiento médico de por vida, la dísmorfia sexual no es comparable a la homosexualidad. (Sin importar cuan a menudo ambas sean mezcladas), tampoco es comparable con ser de cierta raza/etnia, ni con cualquier otro factor no-medico que sea fundamento de discriminación -da igual cuanto, ciertos privilegiados izquierdistas populares, disfruten de la conveniencia de tener una gran caja de “algo incomprensible” a la que apuntar bruscamente, para demostrar supuestamente su grandiosidad/tolerancia, pero que en realidad demuestra su pereza intelectual. 

4) Tratar a las personas transexuales (o a cualquier otro grupo marginado) con ruin lastima, no ayuda a nadie.

Si te encuentras inmerso en la narrativa dominante de la política de identidad transgénero, esto tal vez te impacte: pero la gente transexual es capaz de construir vidas seguras y felices para sí misma. Todos somos personas completas, somos más que nuestras condiciones médicas. Tal como la depresión clínica no define mi existencia -aun soy genial, muchas gracias – la disforia sexual no define las vidas de mis amigos transexuales, quienes conversan de filosofía y cultura popular, se quejan de sus colegas, comparten su amor por la música y los animales, hacen de voluntarios para la caridad, me hacen babear con muestras de sus obras de arte culinarias, etc, etc.

 Al ver a las personas transexuales como personas – en vez de tratarlas como delicadas criaturas de cristal sobre las cuales no debes pensar mucho- puedes aproximarte a los problemas que enfrentan de manera racional. Así, con una visión clara, feministas han ofrecido ya compromisos razonables para la protección de hombres transexuales, quienes enfrenta discriminación y violencia masculina debido a no acomodarse a los roles de género. Revisa el trabajo de Elizabeth  Hungerford, Discriminación sexual como estrategia legal y Acceso a espacios de mujeres por medio de simple documentación médica, acerca de la dísmorfia sexual. Otras feministas apoyan la creación de un tercer espacio seguro. Este tipo de propuestas son apreciadas por algunas mujerestrans, pero tachadas de inaceptables por quienes apoyan la política de identidad transgénero (uno de ellos amenazó con orinar en el suelo en protesta de baños unisex o neutrales), porque a los partidarios de estas políticas no les interesa la seguridad de las personas transexuales, solo quieren instrumentalizar la condición transexual, en orden a destruir los límites de las mujeres y socavar el feminismo.
Página​ siguiente: Políticas de identidad transgenero – cerebro sexuados y penes de mujer 

* * *

[Ésta es la traducción del blog The New Backlash Las demás las podrás encontrar, a medida que sean publicadas, en la categoría “backlash”. Adicionalmente​, puedes ponerte en contacto con la autora en Twitter]


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s