7. Las mujeres son privilegiadas: cis

Mientras los AFTAs se ocupan de redefinir “mujer” como una fantasía masculina en la que pueden habitar, también se encargan de redefinir a las mujeres de carne y hueso, de forma que solo existimos en relación a ellos -y dicha relación es una en que las mujeres somos opresoras privilegiadas.

“Cis” es un prefijo del campo de la química que significa “en el mismo lado qué”. Así es como los partidarios de la política de identidad transgénero llaman a cualquiera que “no es trans”. Por supuesto “trans”, por sí mismo, es un blanco en movimiento, y a las mujeres que quieran una definición clara de lo que es “trans”, se nos dirá que no nos corresponde preguntar, aún cuando al mismo tiempo se nos dice que debemos aceptar ser designadas con una etiqueta que significa “no ser eso”.

A todas estas feministas se las ha acusado de intolerantes, por atreverse a escribir ensayos acerca de por qué no se identifican con el término “cis”:

Elizabeth Hungerford: A feminist critique of “cisgender”

Rebecca Reilly-Cooper: Am I cisgender?[tiene traducción al español]

Caroline Criado-Perez: What Does Being “Cis” Mean For A Woman?

Sarah Ditum: Notes from a non-cis woman

Glosswitch: Beauty and the cis

privvy

Si “cis” significa no-transexual, abarcaría al 90% de la población. ¿Por qué necesitamos una denominación especial para eso? No tenemos nombres especiales para la gente que es no-diabética, no-artrítica, no-anoréxica, solo por nombrar algunas de las condiciones más comunes.

Si, por otro lado, “cis” significa “estar cómodo con tú estereotipo de género”, entonces es una palabra bastante inadecuada para referirse a las feministas, quienes se han dedicado a deconstruir y repeler esos estereotipos, sin mencionar a lesbianas y gays quienes son perseguidos por no llevar a cabo la heterosexualidad obligatoria, que es central para el constructo social del género

Con todo, de acuerdo a cómo funciona el binario trans/cis, si una mujer no “se identifica como hombre” (por tanto, no es trans), debe entonces aceptar la etiqueta “mujer cis” y la innegable relación con los estereotipos de género que implica.

(En este blog, no ahondaré en el asunto de las identidades “no binarias”, es un tema bien extenso. Que baste con decir que los jóvenes que se creen especiales por no identificarse con ser un estereotipo de género andante, necesitan aceptar que nadie es un estereotipo andante. Ninguna mujer nació para servir a los hombres, ningún hombre nació para dominar a las mujeres.)

Todo esto sin considerar que el acto individual de una mujer al declarar una “hombría interna”, jamás resolverá el problema del sexismo -si declaro que “siempre me he sentido como hombre”, no recibiré mágicamente 20 años de compensación por lo que he experimentado siendo mujer. Las jóvenes que son sometidas a MGF (mutilación genital femenina), no pueden escapar de ello declarando que tienen un “cerebro de hombre”. Mujeres que sufren embarazos no deseados, sin acceso a aborto, no pueden simplemente decir “yo veo a mi clítoris como un pene, así que reconozcan por ley mi autonomía corporal”. La política de identidad solo funciona si tienes el poder de forzar esos sentimientos especiales sobre ti mismo en otras personas; un poder que los hombres tienen sobre las mujeres, pero que las mujeres no poseen sobre los hombres.

Como si se echara sal en la herida, una vez que son etiquetadas como “cis”, las mujeres deben confesar tener una larga lista de privilegios imaginados que solo dan cuenta de cuán poco los AFTAs saben sobre la vida de las mujeres. En el mundo de fantasía de los AFTAs, las mujeres jamás nos topamos con sexismo al buscar tratamiento médico, no somos humilladas por fallar alcanzar arbitrarios estándares de belleza, no enfrentamos violencia en la familia o la calle. Ser una mujer para ellos es como jugar la vida en Modo Fácil. Ser una mujer es relajarse en la felicidad de no ser nadie. No existe la opresión hacia la mujer.

Y una vez etiquetadas “cis”, gracias a la magia lingüística Orwelliana, las mujeres se convierten en opresoras de cualquier hombre que se diga trans. (Curiosamente, en este mundo de fantasía, las mujeres que se identifican como hombres (hombrestrans, FtM), son hombres y punto; por tanto, tienen privilegio sobre las mujerestrans. Así, no existen mujeres (de ningún tipo) que no sean privilegiadas en relación a cualquier hombre que se diga “trans”). No importa si una mujer visualmente no comparte los roles de género, y experimenta la feminidad como un mandato de rendirse a la dominación masculina; y no importa si una mujer no se conforma a los estereotipos de género y es castigada constantemente por ello. Si una persona 1) nació en un cuerpo de hembra humana y 2) acepta la definición del diccionario de la palabra “mujer” – ahora es una opresora cis.

Tomemos la repetida afirmación de que las mujeres “cis” tienen privilegios sobre las mujerestrans, tal como las mujeres blancas son privilegiadas sobre las mujeres negras.

screenshot.22

Para hacer la distinción entre mujeres “cis” y “trans”, uno debe borrar las diferencias biológicas y sociales entre hembras humanas y machos humanos, y definir “mujer” de acuerdo a la imaginación de los hombres.

Aún así, los AFTAs acusan constantemente a las feministas de borrar/debatir *sus* existencias. Inversos: el lenguaje oficial del patriarcado.

~~~

“Cis” es también una manera útil en que los AFTAs expresan su intensa misoginia:

Algunas de utedes, damitas cis, confunden tener una zorra aprobada por el patriarcado con ser unas zorras aprobadas por el patriarcado [cunt es uno de los peores insultos de la lengua inglesa por cierto. Significa vagina]
Nada me alegra más el día que causar trauma físico en genitales cis…
Muere escoria cis
Muere escoria cis
Fui reprimida por  mi propia madre por decir “que se joda la gente cis”, le dije que se callara y se sentara y luego le conté por qué estaba equivocada

Para ver a través de los neologismos y el rencor:

Los AFTAs y sus aliados piensan: 1) las mujeres son privilegiadas, no oprimidas, mediante el trato social de nuestros cuerpos sexuados y 2) los hombres que no se ajustan al estereotipo de macho alfa, pero no cuestionan la masculinidad, en cambio, son oprimidos por las mujeres.

Esto, una vez más, recuerda mucho a lo que postulan los MRA/Masculinistas. Incluso podríamos poner en una sola categoría a los AFTAs y MRAs: Activistas por los derechos del pene, PRAs.

screenshot.22

Lectura extra: algunas reflexiones para los hombres que se llaman a sí mismos “cis”

Página siguiente: Las mujeres que se resisten son brujas – quemen a las TERFs.

* * *

[Ésta es la traducción del blog The New Backlash Las demás las podrás encontrar, a medida que sean publicadas, en la categoría “backlash”. Adicionalmente​, puedes ponerte en contacto con la autora en Twitter]


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s