Vientres de alquiler: una súplica por límites claros.

Damas y caballeros, me gustaría referirme brevemente a los resultados de la investigación para mi libro Niños a la Orden (Kind Auf Bestellung). He investigado durante dos años, he leído muchos estudios, informes y libros, he hablado con muchos expertos, parejas, padres, hijos, donantes y madres substitutas. Así que describiré la situación y presentaré los hechos.


Tener hijos ya no está dictado por la naturaleza. La medicina y la ciencia pueden satisfacer casi cualquier deseo y hacer posible casi cualquier cosa. Todos pueden tener un niño -se dice incluso que tienen derecho a tenerlo- no importa que tipo de relación él o ella tengan. Todo puede ser planificado y controlado, y pareciera ser seguro. 

Por supuesto esto es una ilusión, pero una ilusión en que nuestra sociedad cree. Por tanto creo que la medicina reproductiva y los diagnósticos genéticos son solo síntomas del pensamiento imperante que dice : “cualquier cosa es posible”. Todo está a la venta -incluso el hijo deseado.



Casi no existen estadísticas acerca del número de madres substitutas o niños.
La ganancia estimada rodea los 4 billones de dólares, un número que parece ser demasiado bajo. Solamente en Tailandia, cerca de 2000 parejas extranjeras contratan madres substitutas cada año. Como Tailandia e India tienen leyes más estrictas ahora, el mercado está floreciendo en países como México. 
La Escuela de Economía de Londres trató de obtener las estadísticas en nombre del Parlamento Europeo. Treinta clínicas fueron contactadas en Europa; solo seis han enviado sus datos. Sus números demuestran un pequeño incremento. En los Países Bajos, en donde la llamada subrogación altruista está permitida, fueron registrados solo 2 niños en 2013. En tanto el número de niños nacidos de madres substitutas aumenta de manera estable, se demuestra que el turismo reproductivo no se detiene, incluso si existe una ley liberal. 

La mayor parte de las parejas viaja a países más pobres y baratos

Adicionalmente, en países occidentales de Europa, hay una falta de mujeres disponibles para ser substitutas. En 2013, en Francia, nacieron cerca de 200 niño, y 150 en Reino Unido. Las madres substitutas todas vinieron de afuera: Rusia, India, USA. En los Estados Unidos en el año 2014, nacieron cerca de 2000 niños, 3 veces más que el año anterior. Debido a que muchas clínicas privadas no están registradas, por ejemplo en India, pero también en Estados Unidos, las autoridades no tienen un panorama al respecto. También en Rusia los expertos asumen que sus datos no son completos. Más de 900 programas de subrogación fueron documentados en 2012, cerca de 300 niños y niñas nacieron. Dos tercios de los programas no resultaron en niños. La agencia Surmama  por sí misma registró cerca de 76 niños en 2012. Así que podemos asumir que el número es mucho más grande, ya que hay registradas al menos 140 clínicas oficialmente. 


Las diferencias de precios son enormes.
En India el programa completo cuesta entre 20.000 y 50.000 dólares. Mientras que en Estados Unidos se paga por sobre los 200.000 dólares. En India la madre substituta obtiene un máximo de 6000 dólares; en Estados Unidos, 30.000.

Descubrí que existen también paquetes “todo incluido” y “programas de un precio fijo”, como en Rusia, por 60.000 dólares. 
Cuando pregunté a las madres substitutas y a los médicos cuánto de ese monto le tocaba a la madre substituta, no obtuve respuesta. La pareja obtiene un bebé garantizado: pueden tratar y tratar tan seguido como quieran,  cambiar los donantes y cambiar a la madre substituta. A las mujeres que no tienen éxito no se les paga absolutamente nada. Para las que sí lo tienen se estima que al final obtienen 8.000 dólares. 
Madres substitutas en Rusia me dijeron que viven juntas en un apartamento durante nueve meses, pero no se les permite hablar entre ellas sobre los detalles del contrato. En Ukrania existen las llamadas “Mejores ofertas” por 30.000 dólares, también con un bebé garantizado. 

Incluso en países donde se permite la “subrogación altruista” como Gran Bretaña o Grecia, la subrogación se paga de forma ilegal, o le llaman pagar por las expensas, como hotel, comida, etc. En Reino Unido esto asciende a 20.000 dólares. En Grecia, donde cada caso debe ser controlado por un juez, la ley establece que debe existir una estrecha relación entre la pareja y la madre substituta, y deben ser residentes en Grecia. Pero en la mayoría de los casos tal relación no existe y más madres vienen del Europa del este. Es más que probable que se le paguen por sus servicios, afirma el sociólogo griego Arístides Hatzis. 
Una encuesta realizada por la Escuela de Economía de Londres para el Parlamento Europeo mostró que el 90% de las agencias contratistas de California pagaban solo si la mujer se embaraza. En países más pobres como India, la mayoría de las mujeres no son capaces de leer los contratos, reporta la ONG India, SAMA. Las madres substitutas son por lo general madres solteras, de clase media o pobres, también ocurre así en Estados Unidos, según el Reporte de Subrogación en América. 

No he encontrado madres substitutas ricas, privilegiadas. Tal vez hay casos en que existe una razón altruista, el deseo de ayudar a parejas sin hijos, pero el dinero es la razón principal. Si escuchas sobre subrogación “altruista” o “donación” de óvulos, en la mayoría de los casos solo es propaganda de parte de quiénes intentan ser padres para evitar sentirse culpables. 
Un contrato de Estados Unidos, el que he visto, cuenta con 22 páginas. Todo se regula en detalle. Una madre substituta no puede ya usar laca para el cabello, esmalte, levantar cosas pesadas –niños, incluidos. Deben dejar de viajar, de broncearse, no pueden tener sexo con sus esposos ni con nadie hasta que se confirme el embarazo, y después solo si el doctor lo permite. Café solo una vez al dia, nada de insecticida, no pueden comer carne cruda, ni pescado; no puede hacerse tatuajes nuevos, tampoco piercings, dejen alejarse de la arena para gatos. Por supuesto, deben completar todas las pruebas pre-natales y reportarse diariamente con los padres vía teléfono, email o sms. La situación en países pobres es incluso peor porque las madres son separadas de sus familias y viven en un casa cerca de la clínica. Si el niño es discapacitado ella debe abortar -no tiene opción, de hecho. Así que para quienes hablan de la libertad que tiene la madre en la subrogación, debo decirles que dicha afirmación me parece cínica. 
Un resultado importante de mi investigación fue: la mayoría de las mujeres no reciben dinero alguno por sus muchos intentos de embarazo, ni siquiera se les paga al embarazarse, sólo si el embarazo resulta en un niño. Tiene que ser un niño saludable, por supuesto. Por lo tanto, podemos decir con propiedad que se trata de la venta de un niño.

Dinero a cambio de una criatura. Se ordena un niño, se entrega y se paga. 

Cómo sabemos, el comercio de niños no está permitido. Si permitimos la subrogación a nivel global, y por tanto la venta de niños, entonces la pregunta ha de formularse: ¿por qué no legalizamos el comercio de personas? Aún cuando el tráfico de personas no puede evitarse siempre ni en todas partes, ningún ser humano pensante querría legalizarlo. Tratándose de niños y niñas, tristemente este principio no existe. 
El derecho a conocer el propio orígen, este derecho de los niños, es ignorado también. Ya que no existen registros europeos ni globales de donantes ni substitutas, los niños dependen de la buena voluntad de las clínicas privadas para conocer a sus padres biológicos. Los Estados deben asegurar el acceso a estos datos. 

Los estándares éticos y morales son vistos como obstáculos para la maximización de las ganancias
. Así es cómo sistemas capitalistas destruyen e ignoran esos estándares. Un estándar ético, la Convención Internacional de Derechos del Niño, es ignorado en favor del llamado derecho a tener un hijo, y las ganancias de las clínicas. Este es el real escándalo. Muchas personas que apoyan la subrogación hablan mucho acerca de los derechos humanos. En este tema, tienden a olvidar los derechos del niño. 

De hecho, tengo la sensación de que no saben mucho sobre el significado de los derechos humanos. Casi todo derecho humano debe siempre equilibrarse con otros derechos humanos. Pero en este caso el derecho a tener una familia se interpreta como absoluto. Esto es un error. Pues esta limitado por el derecho de los niños. Los derechos humanos existen para proteger principalmente a los débiles, no a los fuertes. Es obvio que en este caso la madre substituta y los niños son más débiles que los clientes adultos. La Convención Internacional de Derechos del Niño es un hecho. Casi todos los Estados del mundo han suscrito esta convención –excepto Estados Unidos. Debemos seguir el derecho internacional. 
Así que, resumo: la subrogación contradice la Convención Internacional de Derechos del Niño. La subrogación es contraria a la dignidad de las mujeres. La subrogación es la prueba de que queremos que todo esté a la venta

Mi libro tiene por subtítulo “Una Suplica por Límites Claros”. Creo que tratándose de la subrogación, ya hemos cruzado ese límite. 
***

POR EVA MARIA BACHINGER. 

[Artículo original]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s