La mentira (de la pornografía)

La Mentira fue escrita como discurso y dado en una manifestación el 20 de Octubre de 1979, en el Parque Bryant, detrás de la hermosa y antigua principal biblioteca pública de Nueva York. Usualmente este parque está dominado por consumidores de droga. Con la biblioteca detrás, marca el límite inferior de Times Square, la capital del abuso sexual industrializado de Amerika. 5000 personas, en su mayoría mujeres, marcharon en Times Square, en una demostración organizada por Mujeres Contra La Pornografía, dirigida por  Susan Brownmiller, Gloria Steinem, y Bella Abzug, entre otras. La marcha inició en Columbus Circle, en la calle 59 Oeste, el límite superior del área del Times Square; la manifestación en el parque Bryant marcó su conclusión. Por primera vez, el Times Square no le pertenecía a los proxenetas; le pertenecía a las mujeres -no mujeres lastimadas y explotadas por lucro, sino orgullosas y triunfantes. La Marcha sirvió de aviso a los pornógrafos, que masas de mujeres podían levantarse y detener el tráfico organizado de mujeres y niñas que era la actividad usual en esas terribles calles. Las feministas se hicieron con el terreno pero no lo mantuvieron. 

Todo tipo de pornografía tiene un mensaje básico, desde los residuos que vemos en todas partes, hasta la pornografía ‘”artística” que los intelectuales llaman erótica, hasta las revistas de porno infantil que venden por debajo del mesón, hasta las suaves, brillantes revistas de “entretenimiento” para hombres. El mensaje que toda pornografía lleva es este: ella quiere; ella quiere ser golpeada; ella quiere ser forzada; ella quiere ser violada; ella quiere ser brutalizada; ella quiere ser lastimada. 

Esta es la premisa, el primer principio, de toda la pornografía. Ella quiere que estas cosas despreciables les sean hechas. A ella le gusta. Le gusta que la golpeen y le gusta que la lastimen y le gusta que la fuercen. 

Mientras tanto, a lo largo de todo el país, mujeres y niñas están siendo violadas y golpeadas y forzadas y brutalizada. La policía cree que ellas querían. La mayoría de la gente a su alrededor cree que querían. “¿Qué hiciste para provocarlo?”, se le pregunta a la esposa golpeada una y otra vez, para cuando finalmente se atreve a pedir ayuda o protección. “¿Te gustó?”, pregunta la policía a la víctima de violación. “Admite que en el fondo querías”, urge el psiquiatra.  “Fue la energía que emitías” dice el gurú. Hombres adultos declaran que sus hijas de ocho, diez o trece años los sedujeron. 

La creencia es que la mujer quiere ser lastimada. La creencia es que a la mujer le gusta ser forzada. La prueba de que quiere esta en todas partes: la forma en que viste; la forma en que camina; la forma en que habla; la forma en que se sienta; la forma en que esta de pié; ella estaba afuera de noche; ella invitó a un amigo a su casa; le dijo hola al vecino; abrió la puerta; miró al hombre; un hombre le preguntó la hora y ella se la dijo; ella se sentó en la falda de su padre; ella le hizo una pregunta sobre sexo a su padre; ella se subió a un auto con un hombre; se subió a un auto con el mejor amigo de su padre o su tío o su profesor; ella coqueteó; ella se casó; ella tuvo sexo con un hombre y la vez siguiente dijo que no; ella no es virgen; ella habla con hombres; ella habla con su padre; ella fue a ver una película sola; ella caminaba sola; ella fue de compras sola; ella sonrió; ella está durmiendo sola en casa, el hombre fuerza su entrada y aún así la pregunta es formulada, “¿te gustó?, ¿dejaste la ventana abierta con la esperanza de que alguien entrara?, ¿siempre duermes desnuda?, ¿tuviste un orgasmo?”. Su cuerpo está lastimado, esta desgarrada y siente dolor, y aún así la pregunta persiste: ¿lo provocaste?, ¿te gustó?, ¿es lo que siempre quisiste y soñaste? Sigues diciendo que no. Trata de probar que no. ¿Esas heridas? A las mujeres les gusta que les den duro un poco. ¿Qué hiciste para incitarlo?, ¿cómo lo provocas?, ¿te gustó? Un novio o un esposo o un padre o incluso, a veces, una mujer amante, creerán que ellos habrían podido resistirse -de haber realmente querido resistirse. Seguramente ella realmente quería –sí es que sucedió. 

¿Qué era lo que quería? Ella quería la fuerza, ser lastimada, el daño, el dolor, la humillación. ¿Porqué lo quería? Porque es mujer y las mujeres siempre lo provocan, siempre lo quieren, siempre les gusta. ¿Y cómo es que todos cuyas opiniones importan saben que las mujeres quieren ser forzadas y lastimadas y brutalizadas? La pornografía lo dice. Durante cientos de años los hombres han consumido pornografía en secreto -sí, los abogados y los legisladores y los médicos y los artistas y los escritores y los científicos y los teólogos y los filósofos. Y durante esos mismos cientos de años las mujeres no han consumido pornografía y las mujeres no han sido abogadas y legisladoras y médicas y artista y teólogas y filósofas. 

Los hombres creen a la pornografía, en donde las mujeres siempre lo desean. Los hombres creen a la pornografía, en donde las mujeres resisten y dicen que no solo para que los hombres las fuercen y usen más y más fuerza y más y más brutalidad. Hasta el día de hoy, los hombres creen a la pornografía y los hombres no le creen a las mujeres que dicen no.

Algunas personas dicen que la pornografía es solo fantasía. ¿Qué parte es fantasía? Las mujeres son golpeadas y violadas y forzadas y azotadas y secuestradas. Los actos de violencia en la pornografía son actos cometidos en contra de mujeres reales y niñas reales. La fantasía es que las mujeres y niñas quieren ser abusadas. 

Y entonces aquí estamos para explicar calmadamente -para alzar la voz, gritar, bramar, aullar- que las mujeres no lo quieren, ni hoy, ni mañana, ni ayer. Nunca lo vamos a querer y nunca lo hemos querido. La prostituta no quiere ser forzada y lastimada. La ama de casa no quiere ser forzada y lastimada. La lesbiana no quiere ser forzada y lastimada. La joven no quiere ser forzada y lastimada

 Y porque en todas partes en este país, diariamente, miles de mujeres y niñas están siendo brutalizadas -y esto no es una fantasía; cada día mujeres y niñas son violadas y golpeadas y forzadas- jamás aceptaremos otra vez cualquier descripción que se haga de nosotras cuyo primer principio, su primera premisa, sea que deseamos ser abusadas, que disfrutamos ser lastimadas, que nos gusta ser forzadas.

Por eso luchamos contra la pornografía donde sea que la encontramos; y lucharemos contra quienes la justifican y quienes la hacen y quienes la compran y la usan. Y no se equivoquen: este movimiento en contra de la pornografía es un movimiento en contra del silencio -el silencio de las víctimas reales. Y este movimiento en contra de la pornografía es un movimiento por la palabra -las palabras de aquellas que han sido silenciadas mediante fuerza sexual, las palabras de mujeres y niñas. 

Y nunca, nunca, nos silenciaran otra vez.

Extracto y traducción del libro Letters from a War Zone de Andrea Dworkin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s