Mujeres embarazadas estan siendo legalmente prostituidas

Mujeres embarazadas estan siendo legalmente prostituidas -esto es el capitalismo en su forma más baja.

Seis hombres pagaron por follar en grupo a una mujer prostituida en un burdel legal en Alemania, todos ellos solicitaron una mujer con un embarazo avanzado. Después de soportar esta horrible experiencia -que fue perfectamente legal- ella dijo que sintió como si hubiese prostituido a su criatura no nacida.

Cada vez que alguna noticia sobre el burdel Bunny Rach, en Nevada, se me aparece en las redes sociales, raramente resisto leerla. En 2012, pasé un tiempo en este burdel, acompañada por el proxeneta más grande de USA, Dennis Hof. Encontré mujeres que están tan tristes como desesperadas, y tan decepcionadas de que la legalización empeoró las cosas, en vez de mejorarlas. Una mujer, en avanzado estado de embarazo, le preguntó al administrador del burdel si podía tomarse seis meses libres para tener a su bebé y luego volver sin tener que postular nuevamente a su antiguo trabajo. El administrador le dijo que le iría mejor seguir trabajando embarazada, “porque hay muchísimos hombres que quieren apretar las tetas de una embarazada”.

Cuando leí el artículo titulado, “El Derecho de Una Mujer a ser Una Trabajadora Sexual Embarazada” en el blog de Bunny Ranch, escrito por una mujer prostituida llamada Summer Sebastian, que tiene la triste fortuna de trabajar allí, supuse que Dennis Hof habia encontrado, simplemente, una nueva forma de sacarle dinero a los cuerpos de las mujeres.

Me volví feminista de adolescente, a inicios de 1980, participando en campañas en contra de la industria del porno. En ese entonces, no sabíamos mucho acerca de cómo el porno y la prostitución son indivisibles. Lo que descubrí en ese tiempo fue que, cualquiera fuera el “kink” [fetiche] de un hombre, existiría un género para él. Y esto fue unos años antes de la invención del internet.

Uno de esos géneros era porno de embarazadas. Encontré, buscando en viejas ediciones de la revista Hustler, mujeres en avanzado estado de embarazo y mujeres desnudas fetichizadas por sus grandes barrigas y pechos hinchados.  Recuerdo las fotografías de hombres adultos chupando esos pechos, mientras que otros se eyaculaban sobre esas barrigas.

Después de un tiempo, aprendí a dejar de preguntarme cómo es que los hombres llegan a tener fantasías acerca de forzar sexo en mujeres que están cercanas a dar a luz, y mentalmente guardé bajo llave dentro de la caja “horror” a esos hombres que coleccionan fotos de plantas de pie de niños y niñas prepubescentes.

Recientemente terminé una intensiva investigación de dos años sobre el tráfico sexual global, me ayudó para recordar cómo la pornografía es simplemente prostitución con una cámara. Al visitar burdeles –tanto legales como ilegales- alrededor del mundo, he visto cómo los compradores de sexo obtienen lo que demanden en tanto tengan dinero para pagar por ello. Hay un historia que jamás olvidaré. Seis hombres pagaron para follar en grupo a una mujer prostituida en un burdel legal en Alemania, todos ellos solicitaron una mujer con un embarazo avanzado. Después de soportar esta horrible experiencia -que fue perfectamente legal de acuerdo a la ley alemana- ella dijo que sintió como si hubiese prostituido a su criatura no nacida. Por supuesto, ella no hizo eso. Pero el proxeneta, o “dueño de burdel” como la legalización exige que se le dignifique, ciertamente lo hizo.

Donde la prostitución es legal, como en Alemania, Países Bajos, Australia y Nueva Zelanda, los proxenetas legales venderán literalmente lo que sea a cualquiera, sin preocuparse de que la fuerza policiaca intervenga.

Donde no existen leyes contra la bestialidad, una mujer en un burdel legal puede ser penetrada por animales, cuan grandes sean, y nadie está infringiendo la ley. Es muy probable que la mujer resulte lastimada y altamente traumatizada, pero ¿a quién le importa esta mujer en un sistema donde el lucro triunfa sobre la seguridad y dignidad?

El aumento en el número de mujeres embarazadas a la venta en el comercio sexual calza perfectamente con la noción neoliberal de que el cuerpo de la mujer no es nada más que un mercado, donde todo está a la venta. Como descubrí recientemente al investigar el mercado de leche materna en Cambodia, gente blanca y rica de occidente, no tiene problema en explotar los cuerpos de mujeres morenas pobres para su propia conveniencia.

Summer Sebastian argumenta en su artículo que prostituirse estando embarazada no es nada más que un bien plan de negocios. Si la prostitución realmente fuera un “trabajo como cualquier otro”, ¿entonces ella debería solicitar fuero maternal? No se me ocurre ningún otro trabajo donde estar embarazada sea ventajoso para las mujeres, ni siquiera si se trabaja como partera (que, por cierto, es la verdadera profesión más antigua) Sebastian esta simplemente jugando de acuerdo a las fuerzas del mercado. Los hombres que pagan por sexo deshumanizan a las  mujeres que compran, y eso quiere decir cada parte de ellas, incluyendo la criatura no nacida que crece dentro de ellas.  A algunos de estos hombres simplemente no les importa en absoluto que la mujer a la que abusan está embarazada,  y podría sufrir complicaciones en su salud al tener el tipo de sexo duro que muchos puteros demandan, o al estar en riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual.

Otros se excitan sexualmente con la idea de que un feto cercano a estar completamente formado participe de algún modo en el acto de prostitución. Esto es extremadamente perturbador. Pero no debería sorprendernos –los hombres que pagan por sexo pagan por consentimiento. Ellos no saben o no les interesa si la mujer que compran está traumatizada, incómoda, o le es indiferente el hombre que entrega el dinero. Cuando deshumanizas a una persona con el objeto de obtener placer sexual propio, dejas de preocuparte por cualquier humanidad involucrada, incluyendo la tuya.

* * *

Por Julie Bindel

Original aquí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s