16. Conclusión: Avanzando

Primero que todo, la Izquierda necesita superar la retórica de santidad. Deberíamos considerar minuciosamente los asuntos que se nos presentan, en vez de apurarnos a realizar poco honestas demostraciones de “soy-más-tolerante-que-tu”

En segundo lugar, la Izquierda debe dejar atrás su tendencia hacia un perezoso, reaccionario, mata-ideas, totalitarismo ideológico. No, “algunas mujeres tienen pene y algunos hombres pueden dar a luz”, no es el lado correcto de la Historia. Y no, “los hombres no son mujeres” no es igual a decir “grupo x es subhumano”. Dejen de hacer que la izquierda se vea tan tonta.

Finalmente, la izquierda necesita, de manera honesta e inteligente, confrontar el sexismo que aún subyace en gran parte de su discurso.


En la medida en que más mujeres rechacen los roles de género tradicionales y busquen vidas independientes, los hombres se enfrentarán a un panorama en que la labor gratuita de la mujer será cada vez más y más reducida. Aún así, todavía se les cría a los hombres para que crean que dicha labor se les debe por el simple hecho de nacer con pene.

Ahondando, la conceptualización de la masculinidad está definida en oposición a la feminidad, de modo que en la medida que lo femenino se expande, lo masculino se contrae. Cualquier cosa que no sea masculina, se tira a la caja de otro/mujer. Somos testigos de esto al ver padres y madres a quienes jamás se les ocurriría pensar que su hija es “transgénero” solo por que quiere usar pantalones, pero cuyas cariñosas cabezas explotarían si su hijo quisiera usar vestidos.

Por esto, los hombres están a la defensiva e inseguros, y está dando paso a una réplica misógina y homofóbica. Todo lo cual es convenientemente justificado, porque “así son los hombres”, y ¿quién se atrevería a decirle que no a los hombres?

Yo digo NO, y le pido a todas las feministas y los aliados feministas que DIGAN NO.


Los hombres de la izquierda necesitan aceptar unas cuantas crudas verdades y dejar ir las mentiras fáciles. Esto es lo que deben hacer:

Aceptar que las mujeres son hembras (humanas) -ninguna de esas palabras cancela a la otra. Los hombres no son el ser humano estándar, y las mujeres no son hombres con fallas. No somos la mera ausencia o el malfuncionamiento de hombría. Tenemos nuestras propias partes y nuestras experiencias propias. Tampoco somos una combinación de mamás-sirvientas-putas creadas en la fábrica de muñecas; tampoco somos objetos para consumir o usar. Somos seres humanos nacidos con un sistema reproductivo de hembra, en un mundo que asigna al poder de gestar, una vida entera de subyugación. La vergüenza reside en nuestros subyugadores, no en nuestros cuerpos.

Aceptar que las mujeres [como clase] pueden tener bebés y los hombres no pueden. Si los hombres desean equilibrar esto, en vez de devaluar o invisibilizar nuestra labor reproductiva, pueden cuidar a los niños.

Desprenderse ya de la idea sexista del “cerebro de mujer” (y su corolario silencioso, el “cerebro de hombre”)

Dejen ir la idea ficticia de que necesitamos la protección individual de un hombre o su soporte económico, cuando en realidad solo necesitamos que los hombres, como clase, dejen de atacarnos y discriminarnos.

Dejen ir la fantasía de que intercambiar forzadamente nuestra labor [emocional, sexual, reproductiva y doméstica] a cambio de la protección y apoyo económico de los hombres, equivale a un cómodo retiro a una dependencia casi infantil. No hay escape a la masculinidad dentro de la feminidad –la opresión de las mujeres no son vacaciones.

Desprenderse de la idea de que tienen derecho a los cuerpos y la labor de las mujeres. Tener orgasmos asistidos por mujeres no es un derecho humano, y las feministas no son las mamás del mundo.

Aceptar la responsabilidad en la liberación de los hombres de los restrictivos roles de género.

Si los hombres quieren reclamar la humanidad que la socialización masculina les ha robado, bien.  Pero no pueden renunciar a la masculinidad sin renunciar a su privilegio masculino -incluyendo el privilegio de definir “mujer” de cualquier forma que les plazca.

En cambio, los hombres necesitan redefinir “hombre”.

En vez de esperar que las feministas les chupen el pene y besen sus pancitas, los hombres deberían considerarlas como ejemplos a seguir, por el duro trabajo en la lucha contra el género. Las feministas han estado investigando y escribiendo y hablando y organizando campañas sobre lo dañino que es el género durante décadas, y si los hombres no han puesto atención porque eran ‘solo’ mujeres, después de todo, y algunas de ellas se atrevieron a ser lesbianas o gordas o ancianas -bueno, quizás los hombres deberían considerar que las mujeres tenemos sabiduría, y es independiente de la habilidad para producir erecciones. Hombres: dejen de comportarse como adolescente adictos al porno (y por favor, ya dejen de ver porno, en donde se asigna el masoquismo a las mujeres en orden a justificar el sadismo de los hombres).

Los hombres deberían ser capaces de vivir en este mundo sin tener que extraer de nadie recursos a la fuerza. Los hombres deberían ser capaces de ver a las mujeres como seres humanos que existen más allá del valor del uso que tengan para ellos. Los hombres deberían ser capaces de aceptar como hermanos a hombres muy “femeninos”. ¿Y si sus estimados compañeros hombres femeninos necesitan espacios especiales (por ejemplo, baños, refugios o cárceles)? LOS HOMBRES DEBERIAN SER CAPACES DE CONSTRUIRLOS.

Aún más, cualquier hombre que realmente cree en la liberación del género, debería querer que cada niño pueda desarrollar toda su personalidad humana -sin importar cuan “femenina” esa personalidad sea -sin ser víctima de violencia psíquica ni física, ni que se les diga que nacieron en el cuerpo equivocado.

Es vital, de hecho, que “hombre” signifique *solamente* macho humano adulto, con miles de formas de habitar un saludable y feliz cuerpo de hombre; ninguna de ellas dependientes de la explotación o abuso de otros.

Por tanto, los hombres necesitan enfrentar y eliminar la violencia masculina, en vez de hacer campaña para silenciar a las mujeres.

Y por último, deben trabajar en convencer a otros hombres de los puntos anteriores.


El género es un sistema de relaciones de poder y abolirlo requiere que los hombres renuncien a su poder. Dejen de culpar a las mujeres por las horribles cosas que hacen los hombres cuando su poder es amenazado. Comiencen a responsabilizar a los hombres.

  • [Puedes elegir entre comprometerte a una vida de servitud a un solo hombre, o ser vulnerable a todos ellos]
  • [Chupas pene o te vas a la cocina]
  • [Acepta que “mujer” es una fantasía masculina, o serás responsable de la violencia masculina en contra de los transmujeres]

Todas estas SON FALSAS ALTERNATIVAS, enmarcadas por la violencia de los hombres en orden a servir a la supremacía masculina.

El género es el problema, no la solución

Usa tus palabras. No dejes que te detengan.

aaa


Más para leer:

Colaboro con varios transmujeres críticos del género enlistados en la página uno, en un nuevo blog llamado Gender Apostates.

Si buscas un análisis igual de extenso pero con menos sarcasmo y más erudición, yo recomiendo Rebecca Reilly-Cooper’s Sex and Gender: A Beginner’s Guide.

Para un análisis legal preciso sobre los asuntos transgénero, recomiendo Elizabeth Hungerford’s Sex Not Gender.

Para noticias y análisis verdaderamente feministas, recomiendo Feminist Current Meghan Murphy’s Feminist Current.

Si buscas muchas lecturas feministas gratis, recomiendo http://radfem.org/


[Ésta el final de la traducción del blog The New Backlash.  Las demás las podrás encontrar las podrás encontrar en la categoría “backlash”. Adicionalmente, puedes ponerte en contacto con la autora en Twitter]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s