Liberales sexuales y reproductivos.

Hubo una vez, al comienzo de ésta [segunda] ola del feminismo, un consenso feminista de que las decisiones de las mujeres eran construidas, cargadas, enmarcadas, lisiadas, constreñidas, limitadas, coaccionadas, moldeadas por el patriarcado. Nadie proponía que esto significara que las decisiones de las mujeres estuviesen determinadas, o que las mujeres fuesen víctimas pasivas o sin remedio del patriarcado. Era así porque muchas mujeres creían en el poder del feminismo para cambiar sus vidas, y obviamente, las mujeres no podríamos cambiar si estuviésemos socialmente determinadas a ciertos roles o estuviésemos indefensas en las manos de los patriarcas. Incluso solíamos hablar sobre maternidad obligatoria, ¡Y sí, sobre heterosexualidad obligatoria! Hablábamos sobre las maneras en que mujeres y niñas son entrenadas para ingresar a la prostitución, o para adaptarse a las golpizas masculinas, o para acabar en trabajos sin posibilidades de ascenso y de bajo sueldo. Entre nosotras, las más moderadas discutíamos la socialización de los roles según el sexo. Las más radicales escribieron manifiestos detallando la construcción patriarcal de la opresión de las mujeres. Pero la mayoría de nosotras concordaba en que las mujeres no éramos “simplemente libres para ser”.

Pasó el tiempo, y con él, apareció una visión más “matizada” del feminismo. Se nos dijo que, en nuestro activismo, deberíamos tener cuidado con nuestro lenguaje acerca de las mujeres. Las mujeres ingresaban a la educación superior y profesional, nos volvimos más “inteligentes”, se nos admitió en los bares, ingresamos a la academia y nos volvimos expertas en toda clase de ámbitos. Ellas tomaron parte del poder que los dioses masculinos crearon “y vieron que era bueno”. Empezaron a decir cosas como “hay que ser muy cuidadosas para no caracterizar a las mujeres como incapaces de tomar decisiones responsables” (Lori Andrews, 1988: 293). Algunas mujeres notaron que ésas palabras eran familiares, que las oyeron antes, pero las analistas del discurso feminista no parecieron particularmente interesadas en conectarlas con lo que aquellas “anticuadas” feministas denominaron discurso liberal patriarcal. Dijeron que era aburrido y pasado de moda, y de cualquier forma, las mujeres ya las oyeron lo suficiente y era deprimente. No seamos simplistas culpando a los hombres, ya que ése análisis “ofrece tan pocos puntos de apoyo para la acción, y tan escasos puntos de partida para escenarios más imaginativos” (Ann Snitow et al., 1983: 30) En cambio, comenzaron a hablar sobre las “Gestantes felices” y las “Putas felices” y las mujeres “a las que les gusta” y aquellas que lo amarían si tan solo contaran con “la libertad y el espacio socialmente reconocido para apropiarse ellas mismas de la robustez de lo que tradicionalmente ha sido lenguaje masculino” (FACT, 1985: 31)*

Los y las liberales reproductivos y sexuales reiteran, casi como si de un encantamiento se tratara, que las mujeres no son meras víctimas pasivas del alquiler de vientres, ni son recipientes pasivos de la pornografía, sino que, en ésos contextos, ellas son agentes con diferentes motivos y prácticas. Nuevas aproximaciones, dicen, han de dar preminencia a las mujeres como agentes en ésta “cultura” y a las formas en que las mujeres crean, usan e infunden la pornografía y el alquiler de vientres de significados inesperados para los patriarcas. Puede que las mujeres sean usadas, dicen, pero a cambio, las mujeres usan la pornografía y el alquiler de vientres en interés propio.

La palabra clave del lexicón liberal es ‘agencia‘ de las mujeres. Hay un gran error en ése énfasis. Encuentran evidencia de la agencia de las mujeres dentro de las mismísimas instituciones, que son la pornografía y el alquiler de vientres. Sitúa la agencia de las mujeres, principalmente, en la “cultura” de la dominación masculina. Vuelca la atención desde un análisis y activismos orientados a destruir éstos sistemas, a unos orientados a justificarlos. Al idealizar la victimización como liberadora, ponen en un pedestal la opresión de las mujeres en la pornografía y el alquiler de vientres. Y al hacerlo, promueven que más mujeres ingresen a dichos sistemas. Amoldan la libertad sexual y reproductiva de las mujeres a una que consiste en renunciar a su libertad. Cómo es que las mujeres llegamos a querer, desear, elegir lo que los hombres quieren y desean que elijamos, no es parte de la agenda liberal. Es ésta complejidad la que el liberalismo feminista con “más matices” simplifica.

Las feministas radicales jamás hemos negado la agencia de las mujeres bajo condiciones de opresión. Sino que las feministas radicales hemos situado la agencia de las mujeres, a las mujeres tomando decisiones, en resistencia a ésas instituciones opresivas, no en la asimilación a ellas. En ninguna parte de la “más matizada” literatura liberal feminista que trate sobre la toma de decisiones, la resistencia a la pornografía y los vientres de alquiler son enfatizadas como signos de la agencia de las mujeres. ¿Qué hay de la agencia de las mujeres que han testificado sobre el abuso que sufrieron en la pornografía, a riesgo de ser expuestas y ridiculizadas -lo que les ha sucedido-?, ¿Qué hay de las ex-subrogantes que luchan por ellas y sus criaturas en los tribunales, en contra de las mucho mayores ventajas económicas, legales y psicológicas de los donadores de esperma? Si queremos enfatizar la agencia de las mujeres, busquemos en los lugares correctos. Los liberales feministas demandan que demos crédito a las mujeres por elegir la pornografía y el alquiler de vientres puesto que si no pasaran por alto la realidad de las mujeres, no podrían jamás vindicar ésas instituciones. Si realmente les importara cómo es que las mujeres escapan de patrones opresivos y tradicionales de esclavitud, deberes, y roles sexuales y reproductivos, entonces no encontrarían evidencia de ello en comportamientos y acciones que restringen la agencia de las mujeres al estado de la pornografía y el alquiler de vientres.

Es interesante de ver dónde es que nuestro derecho a elegir es defendido, y donde no. Es más que coincidencia que los liberales no defiendan la agencia de las mujeres para crear una cultura que desafíe el patriarcado, sino que han elegido restringir su defensa de la agencia de las mujeres dentro de ésas instituciones, como la pornografía y los vientres de alquiler, que mantienen la supremacía masculina.

La decisión que las feministas radicales defienden es sustantiva. Preguntamos cuál es el real contenido o significado de una decisión que nace en un contexto de falta de poder. Decisiones, como la de ser subrogante, ¿empoderan a las mujeres como clase o crean un mundo mejor para todas las mujeres? ¿Qué clase de decisiones tienen las mujeres cuando subordinación, pobreza y trabajos degradantes son las opciones disponibles para la mayoría? El punto no está en negar que las mujeres son capaces de elegir en contextos donde carecen de poder, sino en cuestionar qué tanto poder tienen realmente ésas elecciones. Parafraseando a Marx, y usando sus palabras aquí, las mujeres toman sus propias decisiones, pero no siempre hacen lo que desean. No las toman bajo condiciones que ellas crearon, sino bajo condiciones y restricciones que usualmente no tienen poder para cambiar. Cuando Marx pronunció éstas palabras, fue alabado por su reflexión política. Cuando las feministas radicales decimos lo mismo, somos acusadas de ser condescendientes para con las mujeres.

Los y las liberales sexuales y reproductivos nos querrán convencer de que libertad es abdicar a nuestra libertad -en el caso del alquiler de vientres, por ejemplo, la segura libertad de un contrato que “libera” a la llamada subrogante para ser inseminada artificialmente, y monitoreada medicamente de forma constante, que se le pague una fracción si sufre un aborto espontáneo, para someterse a amniocentesis, para someterse a un aborto si los exámenes demuestran que el feto es genética o congénitamente anormal, o al contrario, de abstenerse de abortar si es normal; libertad para seguir las órdenes de los médicos sin cuestionarlas, y para no fumar, beber o consumir ninguna droga no autorizada por ellos.

¿Son éstas las libertades por las que han muerto las mujeres? ¿Es éste el colmo del absurdo del concepto y realidad de la libertad, cual ha perdido toda la profundidad y el poder de su significado?

POR JANICE G. RAYMOND

Extracto del ensayo “The Sexual and Reproductive Liberals” en el libro “The Sexual Liberals and The Attack on Feminism” (1990), editado por Dorchen Leidholdt y Janice G. Raymond.

(¡Lo recomiendo muchísimo!)

* Siglas de Feminist Anticensorship Task Force. Un grupo de liberales “feministas” que se opusieron a la Ordenanza por los derechos civiles de las mujeres (anti-pornografía) propuesta por Andrea Dworkin y Catherine MacKinnon.

Un comentario en “Liberales sexuales y reproductivos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s