La tolerancia se ha apoderado del feminismo y amenaza con destruir el movimiento.

Bajo el patriarcado las mujeres hemos sido adoctrinadas en un estado de tolerancia perpetua; hoy la “tolerancia” es enarbolada por ciertas feministas, haciendo imposible definir un conjunto de valores colectivos o establecer metas compartidas.

broad-city-smile.gif
Son tan bonitas, chicas. Deberían sonreir más.

“Nos hemos vuelto rehacias a ser tachadas de defensoras de la moral, en una época en que el potencial humano ha degenerado en que “cada quien haga lo que le plazca”. Somos condicionadas a efectuar observaciones insulsas y bromas cínicas en respuesta a a obscenidades a escala nacional y perversiones de magnitud universal. Estamos entumecidas al punto de compartir techo con la crueldad y la desesperanza” – Hilde Hein, 1982.

En su libro de 1986, A Passion for Friends: Towards a Philosophy of Female Affection, Janice Raymond hace referencia al trabajo de Hilde Hein en orden a describir un curioso fenómeno que se introducía poco a poco dentro del movimiento de las mujeres en ese tiempo. “La tiranía de la tolerancia”, argumenta, “disuade a las mujeres de pensar rigurosamente, de tomar responsabilidad, de no estar de acuerdo con otras, y de tener la voluntad para actuar. Peor aún, permite que valores opresivos afloren sin ser cuestionados”

Las observaciones de Raymond están repletas de conocimiento que puede (y de con más facilidad de la que deberían) ser aplicadas al feminismo hoy en día. El gobierno totalitario del patriarcado ha impuesto una condición particularmente nociva a las jóvenes: no han deben realizarse juicios de valor sobre nada ni nadie. La moral es para las puritanas, y debatir críticamente es tachado de “excluyente” de varios grupos o individuos. El mismo término “patriarcado” es usado por muchas como si no significara nada más que un objeto extraño que ocasionalmente cae del cielo, mencionado de paso constantemente pero jamás analizado con la profundidad que requiere.

La palabra “tolerar” deriva del latín tolerare, que significa “soportar, sustentar, sufrir” y, de forma bastante literal, “aguantar”. En el patriarcado, las mujeres son condicionadas a situarse en un estado de tolerancia perpetua. El tolerar las costumbres masculinas, culturas, comportamientos y sexualidad ha sido históricamente impuesto a las mujeres mediante las leyes de dioses masculinos, gobiernos masculinos, y parientes hombres. Desde la caza de brujas, cuando cientos de miles de mujeres fueron torturadas y asesinadas públicamente por no doblegarse a la autoridad de la Iglesia, hasta las usualmente brutales formas de anti-lesbianismo dirigidas a mujeres que deciden tener relaciones sexuales con otras mujeres, rechazando a los hombres, pareciera ser inevitable que las mujeres que rehúsan tolerar los mandatos masculinos sean perseguidas. Hoy, en entrenamiento para ser tolerantes comienza temprano -a las niñas se les enseña a aguantar que los niños las humillen en el patio del jardín infantil, y después, a hacer la vista gorda a la pornografía y cubrirse los oídos a la misoginia que oyen en todos lados.

Raymond describe la tolerancia como una posición de pasividad. Llama a la inacción, apatía, y reprime la sensibilidad a las injusticias perpetradas por los hombres contra las mujeres. En otras palabras, este acondicionamiento de mujeres y niñas a ser “tolerantes” es intencional.

No es tan sorprendente, entonces, que las mujeres –especialmente las jóvenes- sean reluctantes a formar para sí mismas un sentido del bien y el mal; de discernir cuales valores pueden ser considerados feministas y cuáles no; de articular qué debe cambiar para que las mujeres sean libres de la dominación masculina.

Esta tiranía de la tolerancia es más que evidente en lo que hoy se denomina “feminismo interseccional”, y que lidera gran parte del ambiente universitario de occidente. El mal uso de la teoría original de Crenshaw significa que este tipo de “feminismo” se parece mucho más a un tipo de individualismo liberal, que adhiere a un dogma masculino disfrazado de progresismo y justicia social. No es coincidencia que las decisiones que ésta ideología califica de “feministas” representan, hasta el tuétano, las herramientas usadas por los hombres para colonizar a las mujeres.

La prostitución, ahora llamada “trabajo sexual” por muchas estudiantes y académicas, es descaradamente presentada como el resultado de la decisión personal, empoderada, de una mujer, a pesar de la realidad que viven la mayoría de las mujeres dentro de la prostitución, que están ahí por una falta de oportunidades. La industria multibillonaria de la pornografía graba y distribuye sádicos actos de misoginia, pedofilia, homofobia y racismo, a millones de hombres y niños alrededor del mundo –y aún usando la máscara “pro-sexo”, estas cintas de abuso son publicitadas como “feministas” por varias, en tanto a las mujeres que critican la industria son llamadas “anti-sexo” y “putofóbas”.

Es claro que en orden a ser aceptadas dentro de club feminista, una debe ser tolerante de todos los sistemas en que las mujeres pueden (hipotéticamente) tomar decisiones, sin considerar el propósito del sistema. La difusión, dentro de algunos círculos feministas contemporáneos, de lo que Raymond describe como el “valor de la libertad” –o lo que Hein llama “que cada quien haga lo que le plazca”- hace casi imposible definir un conjunto de valores colectivos o establecer metas comunes debido al deseo de parecer sensibles y “respetuosas” de las opiniones de cada mujer dentro del grupo. Mantener el respeto hacia otras mujeres es, por supuesto, importante, aun así seguramente esto no debería hacerse a costa de que se vuelva enteramente imposible expresar desacuerdo acerca de un punto de vista particular o cierta posición política. Aun más, mientras que podría ser relativamente fácil oponerse a valores que son obviamente patriarcales, la dificultad yace en alzar la voz en contra de aquellos que lo son subrepticiamente.

Bajo el concepto popular del “feminismo interseccional”, se dice a las mujeres que han pecado por tener “privilegios cis”, el cual postula que nacer mujer y llamarse mujer a una misma, es tener una posición privilegiada. Crucialmente, se dice que las mujeres que tienen “privilegios cis” tienen la habilidad de oprimir a los hombres, si esos hombres deciden que prefieren no identificarse como tal.

La imagen idealizada del feminismo “inclusivo trans” dentro de la política de identidad en Occidente se ha convertido en una señal de si una mujer está verdaderamente arrepentida de tener un cuerpo de hembra humana –suficientemente arrepentida como para considerarlo insignificante y, a pesar de la explotación histórica que sobre ella, cosificación y dominación de parte de los hombres, llegue a verlo como símbolo de privilegio. Hoy en día, ser una feminista tolerante implica publica e incansablemente arrepentirse de nuestros supuestos pecados –el peor de ellos, según algunos, es poseer un cuerpo de mujer.

El año pasado, 136 mujeres fueron asesinadas por hombres en UK. En promedio, una mujer cada 2,6 días. En India, donde la práctica de infanticidio femenino es común, la población de niñas entre 0 a 6 años declinó desde, aproximadamente, 79 millones en 2001, ha 75 millones en 2011. El mes pasado, Dinamarca abrió su primer próstibulo de muñecas sexuales. Se publicita como “el lugar donde todos los caballeros son bienvenidos y las chicas no dicen no”. En Inglaterra y Gales solamente, 85.000 mujeres son violadas cada año. Esto significa que hoy, en promedio, cada hora serán violadas 10 mujeres.

Las mujeres deben considerar qué toleran, y que no. Aunque las mujeres intolerantes son llamadas “excluyentes”, “fóbicas”, o “odiosas”, los hombres han oprimido sistemáticamente a las mujeres por siglos, y aun así son tolerados por la mayoría de las personas. Como mujeres, hemos de comenzar a formar lo que Andrea Dworkin llamó una “inteligencia moral” –la habilidad de construir nuestro propio sistema de valores y ética centrado en las mujeres. Mirando al sendero de violencia, colonización y muerte dejado a su paso por los hombres en todo el mundo, no hay razón por la que las mujeres deban ser tolerantes al dogma patriarcal; sin importar la forma que adopte.

ORIGINAL EN INGLÉS AQUÍ

Ecrito por MAY MUNDT-LEACH. May Mundt-Leach es una estudiante universitaria de UK y miembro de la organización feminista radical Kvinnorum, la que busca proveer espacios y reuniones exclusivas para mujeres.

 

 

Un comentario en “La tolerancia se ha apoderado del feminismo y amenaza con destruir el movimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s