Autor: N

Liberales sexuales y reproductivos.

Hubo una vez, al comienzo de ésta [segunda] ola del feminismo, un consenso feminista de que las decisiones de las mujeres eran construidas, cargadas, enmarcadas, lisiadas, constreñidas, limitadas, coaccionadas, moldeadas por el patriarcado. Nadie proponía que esto significara que las decisiones de las mujeres estuviesen determinadas, o que las mujeres fuesen víctimas pasivas o sin remedio del patriarcado. Era así porque muchas mujeres creían en el poder del feminismo para cambiar sus vidas, y obviamente, las mujeres no podríamos cambiar si estuviésemos socialmente determinadas a ciertos roles o estuviésemos indefensas en las manos de los patriarcas. Incluso solíamos hablar sobre maternidad obligatoria, ¡Y sí, sobre heterosexualidad obligatoria! Hablábamos sobre las maneras en que mujeres y niñas son entrenadas para ingresar a la prostitución, o para adaptarse a las golpizas masculinas, o para acabar en trabajos sin posibilidades de ascenso y de bajo sueldo. Entre nosotras, las más moderadas discutíamos la socialización de los roles según el sexo. Las más radicales escribieron manifiestos detallando la construcción patriarcal de la opresión de las mujeres. Pero la mayoría de nosotras concordaba en que las mujeres no éramos “simplemente libres para ser”.

(más…)

Anuncios

La Causa Raíz

“Y las cosas que es mejor conocer primero son los principios y las causas. Porque a través y desde ellos todas las demás cosas pueden ser conocidas…”

– Aristóteles, Metafísica, Libro I.

[Entregado en el Instituto de Tecnología de Massachusetts, Cambridge, 26 de Septiembre, 1975]

Esta noche quiero hablarles sobre ciertas realidades y ciertas posibilidades. Las realidades son brutales y salvajes; las posibilidades podrán parecerles, siendo bien honesta, imposibles.

(más…)

Nuestra Sangre: La Esclavitud de las Mujeres en Amerika.

(En memoria de Sarah Grimke, 1792-1873, y Angelina Grimke, 1805-1879)

[Entregado para Organización Nacional para las Mujeres, Washington, D.C., 23 de Agosto, 1975, en conmemoración del 55° aniversario del sufragio de las mujeres; entregado también en la Iglesia Comunitaria de Boston, 9 de Noviembre, 1975.]

(1) En su introducción a Felix Holt (1886), George Eliot escribió: “…hay mucho dolor que es bastante silencioso; y las vibraciones que son las agonías humanas usualmente son meros susurros en el rugido de la estrepitosa existencia. Hay miradas llenas de odio que apuñalan y no resultan en ninguna acusación de asesinato; robos que dejan al hombre o la mujer mendigando paz o júbilo, y aun así la víctima los mantiene en secreto –comprometida a no hacer ruido salvo por esos gemidos por lo bajo durante la noche, escritos en ningún lugar salvo los lentos meses de angustia reprimida y lágrimas por la mañana. Mucha tristeza heredada que ha arruinado una vida no ha sido susurrada en ningún oído humano”.

Les quiero hablar sobre la “tristeza heredada” de las mujeres en esta tierra Amerikana, tristeza que ha arruinado millones y millones de vidas humanas, tristeza que no “ha sido susurrada en ningún oído humano”, o tristeza que ha sido susurrada y luego olvidada.

(más…)

Sí es Sí: La Proliferación de Legislación y Políticas de Consentimiento Afirmativo.

En la introducción de su antología, “Yes Means Yes: Visions of Female Sexual Power and a World Without Rape” [Sí es Sí: Visiones sobre el Poder Sexual de la Mujer y un Mundo sin Violación”] (2008), Jaclyn Friedman y Jessica Valenti escribieron:

“El objetivo de Yes Means Yes es explorar cómo crear una cultura que genuinamente valora el placer sexual de las mujeres, puede ayudar a detener las violaciones, y cómo las culturas y los sistemas que apoyan la violación [en Estados Unidos] nos roban nuestro derecho a controlar nuestra sexualidad”.

(más…)

Un llamado a las feministas a recordar la historia y la naturaleza de la opresión en base al sexo sufrida por las mujeres

“Lo brillante del patriarcado…no solo naturaliza la opresión. También sexualiza actos de opresión. Erotiza la dominación y la subordinación. Las institucionaliza como masculinidad y feminidad. Así que, naturaliza, erotiza e institucionaliza la dominación y la subordinación. Lo brillante del feminismo, es que nos dimos cuenta” — Kierre Leith.

Durante éstos meses, en Estados Unidos y otros países, se ha aprobado o propuesto mucha legislación  indicativa de una aterradora agudización de la guerra -sí, es una guerra- contra las mujeres. (más…)